El espolón calcáneo es una prominencia ósea que aparece en el talón y que puede aparecer acompañado o no de dolor en la planta del pie. Al menos el 50% de las personas mayores de 30 años tienen evidencia radiológica de la presencia del espolón, sin embargo, este no siempre produce dolor. La presencia de los síntomas asociados a la presentación del espolón altera el ritmo normal de la vida en las personas. En este artículo se evalúan aspectos relacionados con el espolón calcáneo así como asuntos referentes al manejo con apiterapia.

¿Por qué se produce el espolón calcáneo?

No existe una única causa del desarrollo del espolón. Sin embargo si se han identificado varios factores que contribuyen a su desarrollo:

  • Obesidad y sobrepeso
  • Pie plano
  • Contracturas musculares
  • Práctica deportiva repetitiva sobre superficies duras
  • Uso de calzado inadecuado
  • Hiperlaxitud ligamentaria
  • Enfermedades inflamatorias

¿Cómo sospechar si se tiene un espolón calcáneo?

El espolón por si sólo no produce síntomas. Sin embargo este puede conducir al desarrollo de inflamación en la fascia de los músculos del pie. El hallazgo por si sólo no constituye necesariamente una prueba de la existencia de enfermedad. Es común que cuando aparece fascitis plantas como consecuencia de un espolón se presente:

  • Dolor en el pie. El dolor empeora al tocar una superficie dura.
  • Dolor en la columna lumbar
  • Inflamación
  • Incomodidad o dolor luego de la actividad física
  • Rigidez al movimiento

Aplicación de la apiterapia en el espolón calcáneo

En casos de espolón en primer lugar es necesario determinar si se presenta o no fascitis plantar.  En su manejo se emplea un abordaje integral basado en la aplicación de la apitoxina y el consumo de productos de la colmena. En caso de ocurrir la apiterapia busca el control de la inflamación y disminuir la intensidad del dolor de tal manera que se mejore la calidad de vida y se facilite la realización de las actividades cotidianas en las personas que lo desarrollan.

Si te gustó este artículo te invitamos a compartirlo y suscribirte en el link “Newsletter” para recibir más información y contenidos relacionados.

Referencias bibliográficas

  1. Zhou B, Zhou Y, Tao X, Yuan C, Tang K. J Foot Ankle Surg. 2015 Jul-Aug;54(4):594-600. doi: 10.1053/j.jfas.2014.11.009. Epub 2015 Mar 11.
  2. Kirkpatrick J, Yassaie O, Mirjalili SA. J Anat. 2017 Jun;230(6):743-751. doi: 10.1111/joa.12607. Epub 2017 Mar 29.
  3. Agyekum EK, Ma K. Chin J Traumatol. 2015;18(3):164-9.
  4. Rosenbaum AJ, DiPreta JA, Misener D. Med Clin North Am. 2014 Mar;98(2):339-52. doi: 10.1016/j.mcna.2013.10.009.
  5. Cutts S, Obi N, Pasapula C, Chan W. Ann R Coll Surg Engl. 2012 Nov;94(8):539-42. doi: 10.1308/003588412X13171221592456.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *