Chat with us, powered by LiveChat

La inflamación es un proceso natural del cuerpo humano y contribuye a la defensa y reparación del cuerpo en diferentes situaciones. Ejemplo de ello es la inflamación que ocurre cuando se presenta el daño de un tejido por una herida, una infección o una úlcera. En ocasiones esta respuesta puede extenderse en el tiempo ocurriendo entonces la inflamación crónica que no siempre tiene efectos positivos en el cuerpo. En este artículo se exploran algunos aspectos de la inflamación así como los efectos del veneno de abejas sobre este proceso.

La respuesta inflamatoria

La inflamación se inicia como consecuencia de una agresión. Las agresiones al cuerpo pueden ser de distintos tipos, por ejemplo, un golpe, infección, trombos, heridas abiertas o incluso el estrés. La respuesta de la inflamación implica la liberación de agentes químicos producidos por el cuerpo, la migración y actividad de células del sistema inmunológico y posteriormente la liberación de sustancias que facilitan la reparación y remodelación de los tejidos.

En condiciones normales esta respuesta es autolimitada y localizada presentándose únicamente en el sitio afectado. Con el transcurso de unos días esta respuesta ya no se presenta. Sin embargo, si la agresión no se suprime la respuesta puede perpetuarse. Uno de los mejores ejemplos de inflamación crónica es la que deriva del estrés crónico o la que ocurre en las enfermedades autoinmunes como la artritis.

Consecuencias de la inflamación no controlada

Existen condiciones en las cuales la inflamación no se controla ni regula. En infecciones graves la falta de control sobre la inflamación produce una reacción en todo el organismo que puede comprometer la vida.

En las enfermedades autoinmunes no controladas, en el estrés crónico, tabaquismo o cirrosis, la inflamación se presenta de forma constante y produce el deterioro progresivo de los tejidos inflamados y comienzan a generarse cicatrices no funcionales en ellos. Enfermedades como la aterosclerosis (daño y obstrucción de las arterias), EPOC (enfermedad pulmonar crónica) y artritis reumatoide producen síntomas y empeoramiento de la misma resultado de la inflamación sostenida y no controlada.

El veneno de abejas contrarrestra la inflamación

En los últimos años la investigación de los diferentes productos de la colmena, dentro de ellos el veneno de abejas, se ha incrementado y ha permitido mejorar la comprensión y entendimiento de sus mecanismos de acción y sus aplicaciones en salud. El veneno de abejas produce cuatro efectos en el cuerpo relacionados con la regulación de la inflamación:

  1. Disminuye la producción de agentes químicos que producen inflamación. Estas sustancias son necesarias en la respuesta inicial y en el corto plazo, pero con el tiempo producen una respuesta sin control.
  2. Regula la actividad del sistema nervioso central relacionada con la inflamación. A través de los nervios periféricos el sistema nervioso incrementa la inflamación y el veneno de abejas modula su respuesta. Este mecanismos es de gran importancia también para el control del dolor.
  3. Disminuye la respuesta proinflamatoria de las células del sistema inmunológico. Las células del sistema inmunológico como los linfocitos se activan ante la respuesta inflamatoria e incrementa su intensidad. El veneno de abejas modula esta respuesta y la regula.  
  4. Modula la producción de agentes que destruyen los tejidos. El veneno de abejas disminuye la generación de fibrosis en diferentes órganos del cuerpo regulando este recambio de los tejidos y protegiendo su función.

En una persona que padezca una enfermedad inflamatoria esto se traduce en la reducción de los marcadores de inflamación que se miden en sangre (como la proteina c reactiva), disminución del engrosamiento de las articulaciones, menor dolor y menor deterioro funcional de los tejidos afectados.

Si te gustó este artículo te invitamos a compartirlo y suscribirte en el link “Newsletter” para recibir más información y contenidos relacionados

Referencias bibliográficas

  1. Lee WR et al. Toxins (Basel). 2015 Nov 16;7(11):4758-72. doi: 10.3390/toxins7114758.
  2. Zhang S et al. Toxicon. 2018 Jun 15;148:64-73. doi: 10.1016/j.toxicon.2018.04.012. Epub 2018 Apr 11.
  3. Lee WR et al.  Toxins (Basel). 2015 Nov 16;7(11):4758-72. doi: 10.3390/toxins7114758.
  4. Nipate SS et al.  Immunopharmacol Immunotoxicol. 2015 Apr;37(2):171-84. doi: 10.3109/08923973.2015.1009996. Epub 2015 Feb 18.
  5. Fratellone PM et al. J Altern Complement Med. 2016 Dec;22(12):1020-1022. Epub 2016 Jul 27.

2 comentarios de “4 pruebas científicas de que el veneno de abejas contrarresta la inflamación

  1. alvaro echeverri botero dice:

    Cuales linfokinas son bloqueadas hipotéticamente por el veneno de abejas,cual es su fisiopatogénesis ?

    • Sociedad Colombiana de Apiterapia dice:

      Hola Alvaro! Modelos en animales han mostrado que la producción de la IL-1B, IL-6 e IFN-y disminuyen de forma significativa tras la aplicación del veneno de abejas. Buena parte de la actividad del veneno de abejas se explica por la inhibición del factor nuclear Kappa Beta (Kocyigit A et al. Toxicon. 2019 Apr 1;161:4-11. Shin SH et al. Mol Med Rep. 2018 May;17(5):6632-6638.).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *