Una herida es el resultado de la pérdida de continuidad de un tejido. Habitualmente las heridas se ven cuando se pierde la continuidad en la piel, sin embargo, en ocasiones, las heridas comprometen otros tejidos como la fascia, músculos y tejido conectivo. Muchas heridas son de difícil manejo, se emplean diferentes tratamiento con el fin de lograr el mejor resultado posible. En este artículo exponemos los motivos por los cuales la miel de abeja es útil en el manejo de las heridas.

 

Clasificación de las heridas

Existen diversos tipos de heridas:

  • Contusión. No se pierde la continuidad de la piel pero sí existe ruptura de vasos sanguíneos internos. En estos casos es visible un “morado” en el sitio afectado.
  • Incisas. Se producen por el efecto de objetos afilados y cortantes.
  • Punzantes. Son resultado de un objeto puntiagudo siendo generalmente de pequeño tamaño.
  • Avulsión. Existe un arrancamiento de tejidos en la herida.
  • Abrasión. Ocurre como consecuencia de la fricción sobre el tejido.
  • Aplastamiento.  Suelen ser heridas complejas y se relacionan con daño de estructuras internas. Pueden llevar al desarrollo del incremento de la presión en un compartimiento.

Es importante en toda herida en primer lugar determinar su profundidad y si se trata de una herida que compromete otros tejidos como músculos o tendones. Si una herida es muy extensa suele requerirse la sutura para facilitar la curación. En todo caso cualquier herida, extensa o no, puede potencialmente infectarse o generar cicatrices indeseables.

 

¿Por qué la miel de abejas es útil para curar heridas?

Fuente: Nada El Garhy. (2017). Topical Application of Honey for Burn Wound Treatment – an Overview. [Foto]. Recuperado de https://forum.facmedicine.com/threads/topical-application-of-honey-for-burn-wound-treatment-an-overview.29503/

La miel de abeja es especialmente útil en heridas abiertas como las que ocurren luego de un corte, en las heridas posquirúrgicas o en las úlceras varicosas o por presión. La miel de abejas es útil para:

  1. Reducir el tiempo necesario para la curación
  2. Tratar o prevenir una infección en la herida
  3. Facilitar la recuperación de los tejidos y mejorar el resultado estético de la herida

 

Son varios los mecanismos a través de los cuales se explica la utilidad de la miel de abejas en estos casos:

  • Antibiótico. La miel de abejas ejerce un efecto antibiótico directo sobre las bacterias y hongos evitando su crecimiento y destruyéndolas.
  • Estimulación inmunológica. En contacto con la herida la miel de abejas estimula el funcionamiento de las células del sistema inmunológico (“defensas”) favoreciendo su actividad.
  • Riego sanguíneo. La aplicación de la miel de abejas incrementa el riego sanguíneo en la herida facilitando su curación.
  • Factores de crecimiento. La miel de abejas estimula la producción de factores de crecimiento necesarios para la recuperación del tejido perdido.

 

Recomendaciones en el uso de la miel de abejas para curar una herida

Siga estas recomendaciones:

 

  • Si se trata de una herida extensa busque la valoración del médico. En estos casos se requiere la colocación de sutura para mejorar la recuperación tisular.

 

  • Incluso si la herida no es extensa pero se sospecha profunda, el desarrollo de adormecimiento en las extremidades, imposibilidad para el movimiento, calambres o pérdida de la movilidad se requiere la valoración médica. Es posible que estructuras como tendones, músculos y nervios se encuentren comprometidas.

 

  • En primer lugar lave la herida con abundante agua. En caso de existir sangrado abundante conviene hacer presión con una gasa. Si se trata de una úlcera por presión o varicosa solo de correr el agua para evitar la pérdida del tejido de regeneración que comienza a formarse.

 

  • Aplique la miel de abejas sobre la herida, una forma de hacerlo es utilizando una jeringa sin aguja de tal manera que se cubra toda la herida con ella. Utilice la miel hasta que la herida esté completamente cerrada. No es necesario lavar después de la aplicación. Haga esto cada 12 horas.

 

  • Siempre revise que la miel de abejas que utilice sea pura y original. En efecto si se trata de una miel falsa el desenlace terapéutico no se logra.

 

Si te gustó este artículo te invitamos a compartirlo y suscribirte en el link “Newsletter” para recibir más información y contenidos relacionados.

 

Referencias bibliográficas

  1. Jull AB et al. Cochrane Database Syst Rev 2015; 6 (3): CD005083.
  2. Martinotti S et al. Curr Med Chem 2018; En prensa.
  3. Norman G et al. Cochrane Database Syst Rev 2017; 7: CD011821.
  4. Aziz Z et al. Burns 2017; 43(1):  50-57.
  5. Zbuchea A et al. Ann Burns Fire Disasters 2014; 27 (1): 22-30.
  6. Alvarez-Suarez JM et al. Foods 2014; 3 (3): 420-432.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *