La apiterapia es un sistema terapéutico que se basa en el uso de los productos de la colmena con el fin de prevenir y tratar enfermedades. El veneno de abejas (apitoxina) es uno de ellos y de los que con mayor frecuencia se utilizan dentro del manejo con la apiterapia. La apitoxina es una sustancia compleja pudiendo identificarse más de 50 componentes activos entre ellos péptidos y aminas biogénicas (1).

El uso de la apitoxina remonta a los inicios de la sociedad. En ese entonces la aplicación se realizaba mediante la picadura directa de la abeja, este método incluso es empleado en la actualidad por muchos profesionales (2). Recientemente se han diseñado dispositivos que permiten la extracción de la apitoxina de tal suerte que no es indispensable la aplicación únicamente mediante la picadura y ha permitido la generación de nuevos productos para suministrar esta sustancia.

Es controversial el análisis de cuál método de aplicación es mejor (picadura de la abeja o inyección de apitoxina previamente extraída), algunos expertos consideran que podrían existir ventajas con la picadura directa de la abeja, otros con la aplicación inyectable. Los principales puntos que diferencian estos métodos de aplicación son principalmente:

  1. Composición de la apitoxina
  2. Usos y aplicaciones clínicas
  3. Efectos secundarios y seguridad del paciente
  4. Mitos en torno a la aplicación con la picadura de la abeja

En este artículo se abordan las principales diferencias basadas en la evidencia científica disponible en la actualidad.

 

Composición de la apitoxina 

Es un tema de sumo interés desde hace más de 3 décadas. La introducción de los colectores de apitoxina permitió la recolección eficiente de la misma con diferentes fines. La caracterización de la apitoxina ha mostrado que la melitina corresponde aproximadamente al 50% del peso seco del veneno, también se presentan otros péptidos como la apamina y adolapina, que son de interés terapéutico, y la fosfolipasa A2. Se reconoce que existen variaciones en la composición del veneno de acuerdo a la región geográfica donde se ubique la colmena y la sub-especie de abeja (3,4).

La apitoxina que resulta de la extracción con dispositivos eléctricos contiene los componentes de interés terapéutico en proporciones similares a los que resultan luego de la picadura directa de la abeja, sin embargo, contiene menos de otras enzimas que tienen implicaciones sobre la seguridad durante la aplicación de la apitoxina (5). Recientemente incluso se han efectuado desarrollos que reducen la concentración de  componentes como la fosfolipasa A2 responsable de varios de los efectos negativos que se producen en la aplicación, como el dolor y rascado, sin comprometer su eficacia terapéutica (6). Esto supone por supuesto una ventaja dado que reduce los efectos secundarios y podría mejorar la adherencia al tratamiento sin comprometer sus resultados terapéuticos. Teniendo en cuenta que la composición de la apitoxina extraída y la picadura directa de la abeja es similar, en términos de lo que es posible lograr desde el punto de vista terapéutico, no existen diferencias significativas entre ellas, sin embargo, la aplicación mediante la extracción previa del veneno permite la posibilidad de encontrar métodos que reduzcan el sufrimiento de la abeja y el paciente durante la aplicación.

 

Uso y aplicación clínica

 

La utilidad terapéutica de la apitoxina es amplia, diferentes condiciones han sido exploradas al menos en su fase de investigación preclínica. Dentro de ellas se encuentran: control del dolor (7), fibrosis tisular (8), modulación del sistema inmunológico (9), antiviral (10) y antineoplásico (11). Sin embargo para estas condiciones no siempre se utiliza la misma vía de administración. Por ejemplo en el manejo de enfermedades infecciosas de origen viral es necesaria la aplicación por vía intravenosa o en algunas condiciones de fibrosis es necesaria la aplicación intramuscular. Es evidente que la picadura directa de la abeja no permite la administración en este tipo de vías de administración ni el control adecuado de la dosis que se aplica. Por este motivo existen ventajas para la administración de apitoxina inyectable sobre la picadura directa ya que permite una mayor versatilidad.

 

Efectos secundarios y seguridad del paciente

La aplicación de la apitoxina bien sea mediante a picadura directa de la abeja o con apitoxina inyectable conduce al desarrollo de varios efectos secundarios. Su aplicación produce dolor (90% de las personas), inflamación en el sitio de aplicación (50%) y prurito (30% de los pacientes). Esto obliga a que todos los apiterapeutas estén adecuadamente entrenados en su manejo. Se han realizado descripciones amplias de efectos adversos graves en pacientes que sufren picadura de abejas:

 

  • Muerte. Recientemente se publicó el caso de una persona en quien se realizó el manejo de apiterapia con la picadura directa de la abeja (12).  Si bien el caso no describe con exactitud los mecanismos fisiopatológicos que condujeron a este evento, permite analizar los riesgos de la picadura: mayor composición de péptidos inductores de la respuesta alérgica, presencia de gránulos de polen en el aguijón (que pueden inducir alergia) y presencia de hongos, bacterias o virus. Esto mismo evita que la picadura directa de la abeja sirva como prueba para la evaluación de la alergia en las personas.

 

  • Infección. Existen reportes de infecciones severas luego de la picadura de la abeja (13,14). En algunos casos el aguijón de la abeja puede ser colonizado por bacterias patógenas al ser humano. No existe forma descrita para controlar esto.

La picadura de la abeja esta relacionada con una mayor proporción de eventos adversos y por este motivo se desaconseja su aplicación.

 

Mitos en torno a la picadura directa de la abeja

 

Algunos aspectos adicionales merecen ser mencionados:

La abeja conoce en qué sitio picar. No existe evidencia científica que lleve a pensar que la abeja posee un sensor que permite identificar si una picadura es terapéutica o no.

La picadura de la abeja lo sana todo. No existe evidencia que permita pensar que la picadura de la abeja lo cura todo, al contrario, siempre debe emplearse bajo la racionalidad científica.

La picadura de la abeja es mejor que la apitoxina inyectable. Como se describió previamente no existe evidencia científica que respalde esa afirmación.

 

Conclusión

Existe controversia sobre si la picadura de la abeja es mejor que la aplicación de la apitoxina inyectable. La composición de la apitoxina en términos de sus efectos terapéuticos es similar con la picadura y apitoxina inyectable mediante diversos métodos de recolección, sin embargo, el veneno aplicado con picadura directa posee mayor cantidad de alergenos. Se han descrito reacciones adversas extremadamente severas con la picadura directa de la abeja. No se aconseja, teniendo en cuenta la evidencia científica disponible, la picadura directa de la abeja como método de aplicación del veneno teniendo en cuenta que existe en la actualidad la posibilidad de otros métodos de aplicación más seguros e igualmente efectivos.

 

Si te gustó este artículo te invitamos a compartirlo y suscribirte en el link “Newsletter” para recibir más información y contenidos relacionados.

 

Referencias bibliográficas

  1. Zhang S et al. Toxicon 2018; 148: 64-73.
  2. Prioreschi P. Med Hypotheses 2000; 55 (4): 319-325.
  3. Schumacher MJ et al. Am J Trop Med Hyg 1990; 43 (1): 79-86.
  4. Schumacher MJ et al. J Allergy Clin Immunol 1994; 93 (5): 831-835.
  5. Holly K et al. Toxicon 1975; 13: 145-148.
  6. Lee Y et al. Evid Based Complement Alternative Med 2018; 2018: 2353280.
  7. Lee JH et al. J Vet Med Sci 2001; 63 (3): 251-259.
  8. Lee WR et al. Toxins 2015; 7 (12): 4758-4772.
  9. Choi MS et al. Cytokine 2013; 61 (1): 251-265.
  10. Uddin MB et al. J Microbiol 2016; 54 (12): 853-866.
  11. Jagua-Gualdron A. Rev Fac Med Unal 2012; 60 (2): 79-94.
  12. Vasquez-Revuelta P et al. J Investig Allergol Clin Immunol 2018; 28 (1): 42-43.
  13. Klug R et al. Ann Intern Med 1982; 96 (3): 382.
  14. Truskinosvky AM et al. Clin Infect Dis 2011; 32 (2): E36-E38.

12 comentarios de “¿Picadura de abeja o apitoxina inyectable?: revisión y análisis de las evidencias

  1. eugenio maxdeo dice:

    están valorando dos versiones de apiterapia, directa e inyectables, pero la mas segura es la aplicacion con los aguijones extraidos de las abejas y donde se manipula la cantidad y la profundidad de la aplicacion en la piel, yo lo llamo la version del Dr. Naito de Japon
    Eugenio Maxdeo , Peru

    • Sociedad Colombiana de Apiterapia dice:

      Eugenio recibe un saludo cordial. Sin duda se trata de una técnica interesante. En nuestro concepto no es exacta la cantidad de aplicación aunque si la profundidad de aplicación (hasta donde la longuitud del aguijón lo permite). No encontramos, sin embargo, evidencia científica que permita decir que se trata de la aplicación más segura del veneno de la abeja. Gracias por tu mensaje.

  2. Nydian Gómez dice:

    Yo he manejado la picadura directa de la abeja y ha sido 100% positivo el resultado. También si el organismo presenta alguna anomalía que pueda redundar en una reacción negativa, la abeja no pica. Lo ya tuve la experiencia. Al obligarla a picar, el organismo tuvo reacción negativa y toco tomar el antídoto.

    • Sociedad Colombiana de Apiterapia dice:

      Gracias por tu mensaje Nydian. No existe evidencia de un receptor en la abeja para la condición del organismo, sin embargo, es un tema interesante de investigación. En el futuro es posible que ese tipo de aspectos sean resueltos con este tipo de resultados. Así mismo, en términos de una “reacción negativa” suponemos que se trata de una reacción alérgica, la cual no se produce necesariamente por una condición o enfermedad preexistente en el cuerpo, mas bien, por el funcionamiento de la respuesta del sistema inmunológico.

  3. Julio Arboleda dice:

    hace algunos años utilice la apitoxina inyectable en problemas de salud personales como la fibromialgia y mango rotador con excelentes resultados estoy muy interesado en tener información sobre donde poder obtener dicho producto paras uso personal como lo comunique inicialmente agradezco información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *