Las alergias aparecen como consecuencia de la acción exagerada del sistema de defensas del cuerpo ante agentes del medio ambiente que generalmente no son dañinas. Es habitual que su desarrollo conduzca al desarrollo de irritación en la piel, enrojecimiento, aparición de brotes y rascado. Alrededor del 10% de la población en todo el mundo presenta algún tipo de alergia y cerca del 50% podrían ser sensibles a por lo menos un agente. En este artículo se aborda el tema de las alergias en la piel. Conoce los beneficios de la mascarilla de miel de abejas en la piel de la cara.

 

Alergias en la piel más frecuentes

Las alergias en la piel pueden resultar como consecuencia de diversos agentes externos, a continuación mencionaremos los más frecuentes:

  1. Perfumes y fragancias
  2. Níquel
  3. Látex
  4. Tinturas para el pelo
  5. Plantas o polen de flores
  6. Telas
  7. Aditivos e ingredientes de cosméticos
  8. Medicamentos
  9. Protectores solares o cremas de uso habitual para el cuidado de la piel
  10. Productos de uso habitual del aseo del hogar

En este artículo se mencionan los productos que con mayor frecuencia conducen al desarrollo de alergias en la piel, sin embargo, es necesario reconocer que muchos otros pueden conducir a su aparición.

 

Recomendaciones para su control

Estas recomendaciones son de utilidad para todos los casos:

  1. En primer lugar es necesario determinar con certeza que se trata de una alergia en la piel. Por ejemplo, enfermedades crónicas del hígado pueden emular los síntomas de las alergias en la piel.
  2. Intente identificar la causa de la alergia. En muchos casos hacer un diario en el cual se consignen los síntomas, horas y días de aparición suele de ser gran utilidad al momento de identificarlas.
  3. Evite el contacto con agentes que claramente conduzcan a la alergia.
  4. Utilice protector solar en actividades que impliquen una exposición continua a él.
  5. Evite el rascado en la piel porque podría incrementar la reacción y generar heridas o infecciones en la misma.
  6. Aplique sobre el sitio afectado hielo, infusiones de manzanilla o té verde que reducen la intensidad de la respuesta inflamatoria.
  7. Evite el consumo excesivo o sin prescripción de antibióticos (salvo que sean prescritos por su médico tratante).

 

Si te gustó este artículo te invitamos a compartirlo y suscribirte en el link “Newsletter” para recibir más información y contenidos relacionados.

 

Referencias bibliográficas

  1. Baviera G et al. Biomed Res Int 2014; 2014.
  2. Tsakok T et al. Br J Dermatol 2018. En prensa.
  3. Lee SY et al. Allergy Asthma Immunol Res 2018; 10 (4): 354-362.
  4. Choi JE et al. Sem Immunopathol 2018; 40 (3): 249-259.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *