La canela es una especia que se obtiene de la corteza de las ramas del árbol de canelo originario de Asia. Habitualmente se encuentra la canela como las ramas secas o en polvo y se utiliza habitualmente en la culinaria por sus propiedades aromáticas en preparaciones líquidas y sólidas. La canela es utilizada con fines terapéuticos desde hace mucho tiempo sabiéndose que contribuye al control de infecciones en heridas, colon irritable, inflamación articular y muscular, resfriados, bronquitis, tos y enfermedades cardiovasculares.

La miel de abejas es un alimento dulce que también ha mostrado importantes beneficios sobre la salud y en el manejo de varias condiciones de salud dentro de las cuales se encuentran enfermedades neurodegenerativas, dislipidemia, obesidad, diabetes, acné, enfermedades digestivas como la gastritis, enfermedades cardiovasculares, infecciones y afecciones odontológicas. Conoce los beneficios de la miel de abejas en la salud humana.

Es evidente que tanto la miel de abejas como la canela tienen propiedades terapéuticas comunes y particulares que pueden potenciarse con su combinación. Por este motivo es tradicional el uso de la misma.

 

Beneficios de la combinación entre la miel de abejas y la canela

Son varios los beneficios de la combinación de la canela y la miel de abejas:

  • Enfermedad de Alzheimer. Como consecuencia de la actividad sobre los procesos de formación de la memoria y particularmente por el efecto neurotrófico de la miel de abejas.
  • Diabetes mellitus. Son reguladores de la función metabólica favoreciendo una menor producción hepática de glucosa y la inducción de la sensibilidad a la insulina. Conoce sobre el consumo de miel de abejas en personas con Diabetes mellitus.
  • Infecciones en tejidos blandos. Se produce por su efecto bacteriostático y bactericida sobre muchas de las bacterias patógenas para el ser humano.
  • Colon irritable. Reducen la producción de gas, regulan la flora bacteriana normal en el intestino y disminuyen los procesos inflamatorios en el tracto digestivo.
  • Dislipidemia. Regulación metabólica que disminuye la producción de colesterol en el cuerpo.
  • Mal aliento. Controlan el crecimiento bacteriano anormal y reducen la inflamación tisular para evitar la producción de agentes productores del mal aliento.
  • Gingivitis. Por su actividad anti-inflamatoria.
  • Obesidad. Se desconoce su mecanismo de actividad pero probablemente se produce por su efecto regulador sobre el metabolismo.
  • Acné. Control del crecimiento bacteriano y regulación directa sobre la expresión de genes en el queratinocito (célula de la piel).
  • Enfermedades inflamatorias articulares. El control de la inflamación articular es útil en muchas de las enfermedades articulares inflamatorias como la artrosis y la artritis. Conoce qué es la artrosis y cómo tratar el dolor de las articulaciones.

 

Preparaciones de miel de abejas con canela

A continuación presentamos varias formas de preparación de miel de abejas con canela.

Forma 1. Tibie en una taza de agua una rama de canela. Luego adicione una cucharada de miel de abejas.

Forma 2. Licue en un vaso de agua una cucharada de almendras cortada en trozos. Ponga a tibiar con una rama de canela. Luego adicione una cucharada de miel de abejas.

Forma 3. Corte en trozos una manzana y una pera. Sobre ellas ponga media cucharadita de canela en polvo y tres cucharadas de miel de abejas.

Es importante tener en cuenta también las posibles intereacciones y eventos adversos que pueden ocurrir derivadas todas ellas de la canela de la combinación:

  • La canela puede producir migraña, pirosis (sensación de acidez) y alergia en personas sensibles.
  • La canela puede interferir con la anticoagulación por tanto no se recomienda su uso en casos de consumo de warfarina y reducir la cantidad consumida en personas que consumen el clopidogrel.
  • Altas cantidades de canela pueden producir daño del hígado en personas que consumen estatinas (como la atorvastatina), amiodarona, metotrexato, carbamazepina y tetraciclinas.

 

Si te gustó este artículo te invitamos a compartirlo y suscribirte en el link “Newsletter” para recibir más información y contenidos relacionados.

 

Referencias bibliográficas 

  1. Momtaz S et al. Pharmacol Res 2018; 130: 241-258.
  2. Ranasinghe P et al. BMC Complement Alternat Med 2013; 13: 275.
  3. Burlando B et al. J Cosmet Dermatol 2013; 13 (4): 306-313.
  4. Meo SA et al. Saudi J Biol Sci 2017; 24 (5): 975-978.
  5. Martinotti S et al. Mol Cel Biochem 2017; 435: 185-192.
  6. McLoone P et al. Cent Asian J Global Health 2016; 5 (1): 241.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *