El virus de inmunodeficiencia humana (VIH) es un retrovirus que logra integrar su información genética en el ADN de las células que son infectadas como si se tratara de un gen más. El VIH se une a los linfocitos T CD4, un tipo de célula que coordina la respuesta inmunológica, en menor medida también tiene la capacidad de infectar otras células inmunológicas como los macrófagos. Una vez infecta la célula inicia su replicación (reproducción)  afectando negativamente la función natural de la célula y por ende, afecta la función inmunológica. Desde la semana 12 luego de la infección es posible encontrar en muchas personas manifestaciones clínicas de la infección. Conozca más sobre el tratamiento del VIH con apiterapia.

 

Los mecanismos de transmisión de la infección por VIH son fundamentalmente la vía sexual, transfusiones o desde la madre infectada al recién nacido. Esto ha hecho que desde su descubrimiento hasta la actualidad se haya producido una explosión en el número de casos en todo el mundo considerándose en la actualidad un problema de salud pública. Cuando la infección produce manifestaciones clínicas aparece el síndrome de inmunodeficiencia humana (SIDA).

Dado que la información genética del VIH se integra con la célula, se considera hasta el momento una infección incurable. Aunque los tratamientos han mejorado de forma significativa la supervivencia de las personas que desarrollan el SIDA, aún continua la búsqueda de tratamientos efectivos que permitan mejorar la calidad de vida y resultados en los pacientes. Recientemente nuevos descubrimientos han mostrado la utilidad del veneno de abejas en el manejo de la infección por VIH y el SIDA. En este artículo se revisan aspectos relevantes sobre este tema.

 

Controversias en torno al VIH

Es un tema polémico en distintos aspectos. A continuación se mencionan y analizan los que con mayor frecuencia aparecen en las búsquedas de internet.

No existe el VIH. Algunos autores sugieren que no existe evidencia suficiente y concluyente que demuestre la existencia del VIH. En este punto es importante tener en cuenta que al integrar el VIH su información con la de las personas, hace difícil la demostración a través de diferentes métodos. Sin embargo, es claro que la presencia de la infección del VIH en cargas virales altas es capaz de producir infección y por este motivo muchos infectólogos consideran que esta sí es prueba suficiente.

El VIH no produce el SIDA. Existen algunos investigadores que manifiestan que el VIH no es causa del SIDA, al contrario consideran que este se produce por otros agentes como tóxicos o déficits nutricionales. Ellos se basan en las dificultades existentes para estandarizar los resultados de las pruebas diagnósticas y por la presencia de secuencias del VIH en personas que nunca han sido contagiadas. No obstante, en la actualidad, se considera que este tipo de pensamientos son pseudocientíficos teniendo en cuenta las mejoras en la pruebas de laboratorio para el diagnóstico, los hallazgos en pruebas virológicas en animales e incluso la evidencia de los tratamientos dirigidos a reducir la replicación del virus.

Críticas a los exámenes de carga viral y anticuerpos. Quienes niegan la existencia del VIH consideran que estas pruebas son inespecíficas y no permiten determinar con certeza la presencia del virus. Sin embargo, se ha demostrado por ejemplo, que el incremento de la carga viral tiene una relación significativa con la disminución de la proporción de linfocitos CD4, es decir, el incremento de la carga viral con los métodos actuales permite predecir el comportamiento de un resultado clínico.

Críticas a los antiretrovirales. Quienes se consideran negacionistas del VIH consideran que no se justifica el uso de los medicamentos antiretrovirales como tratamiento. Sin embargo, la introducción de estos medicamentos ha permitido mejorar la supervivencia y el control de las complicaciones del SIDA.

Origen del VIH. No es menos controversial, al contrario, existen muchas teorías sobre el origen del VIH. La teoría clásica afirma que la transmisión ocurrió desde el salto del virus del simio al ser humano y que este proceso ocurrió incluso antes de 1900. Otras teorías sugieren que el surgimiento del VIH se generó como consecuencia de las investigaciones para desarrollar vacunas utilizando licuados de riñón en simios o un experimento de arma biológica que salió de control. La teoría más aceptada supone el salto evolutivo del virus desde los simios hasta los seres humanos como consecuencia de la colonización en ciertas regiones del áfrica subsahariana.

 

Manifestaciones de la infección por VIH

Las manifestaciones clínicas de la infección por VIH son variadas. Los síntomas iniciales incluyen fiebre, diarrea, dolor muscular, malestar general, sudoración nocturna, dolor de garganta: es decir, síntomas inespecíficos. Con el tiempo sin embargo aparecen síntomas propios de infecciones oportunistas producto del deterioro de la capacidad del sistema inmunológico para defender al cuerpo y que normalmente no se producen en personas que no tienen compromiso de su función.

 

Uso del veneno de abejas en infección por VIH

De forma tradicional se ha utilizado el veneno de abejas como método para tratar diferentes enfermedades e infecciones, varias de ellas producto de infecciones virales. En los últimos años se generó especial interés por documentar estos efectos dada su potencial aplicación en casos de infección por el VIH. En la actualidad se entiende que el mecanismo del veneno de abejas en la infección por VIH se produce por diferentes vías:

  1. Destrucción del virus. Posee un efecto antiviral directo y específico.
  2. Destrucción de células infectadas. Tiene efecto citotóxico sobre células infectadas por el VIH.
  3. Estimulación inmunológica. Incrementa la actividad del sistema inmunológico lo cual reduce el riesgo de infecciones oportunistas.

Con estas acciones se busca que se logre reducir de forma significativa la carga viral y mejorar el conteo de linfocitos T CD4+. Se considera una buena práctica en principio utilizarlo como parte de un esquema integral de manejo que en algunos casos puede incluir el uso de medicamentos anti-retrovirales (especialmente en casos de cargas virales mayores a 100.000 copias). Es importante mencionar que no se recomienda su aplicación mediante la picadura directa de la abeja dado que no permite el control de la dosis, se presentan más efectos secundarios como alergias y pueden generarse infecciones luego de la picadura.

 

Referencias bibliográficas

  1. Potticary J. Nanoparticles deliver a sting to HIV‑1 infectivity. Nanomedicine (Lond). 2013 May;8(5):684-5
  2. Kouros N. New research finds HIV can be killed with bee venom. Monash Bioeth Rev. 2013 Sep;31(2):4.
  3. Hood JL, Jallouk AP, Campbell N, Ratner L, Wickline SA. Cytolytic nanoparticles attenuate HIV-1 infectivity. Antivir Ther. 2013;18(1):95-103.
  4. De Clercq E. Current lead natural products for the chemotherapy of human immunodeficiency virus (HIV) infection. Med Res Rev. 2000 Sep;20(5):323-49.

8 comentarios de “Uso del Veneno de Abejas para el Tratamiento del VIH

  1. Luz dary zapata dice:

    Mi nombre es luz dary.y tengo un nieto.que es especial y fue infectado con b i h. Quisiera saber qué posibilidades hay .para el y que costó tiene.les quedoin mensamente agradecida.por su respuesta.

  2. Roger xxx dice:

    Me interesa empezar con el tratamiento pero vivo en la ciudad de lima Perú como puedo hacer para recibir la asesoría y el los medicamentos..??

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *