Los virus Herpes son una familia que incluye a los conocidos como Herpes virus 1, Herpes virus 2 y al virus Varicela zóster. Otros virus de esta familia son también el Citomegalovirus y el virus Epstein-Barr. En general se trata de infecciones relativamente frecuentes en la población consideradas como incurables dado que no es posible actualmente eliminar el virus del cuerpo. En este artículo se exponen consideraciones generales de esta infección así como recomendaciones para su control.

 

Consideraciones generales de la infección por Virus Herpes

El mecanismo de infección de toda la familia de virus herpes suele ser similar. La infección inicial suele iniciar por contacto a través de las mucosas, siendo frecuente que ocurra por la boca o nariz. La infección inicial puede producir, o no, manifestaciones clínicas. Durante esta, el virus termina por ascender a través de los nervios periféricos hasta los gangliones nerviosos lugar en donde puede quedar en estado de latencia. En ciertas condiciones el virus puede reactivarse y nuevamente descender a través de los nervios para generar nuevamente manifestaciones sintomáticas. Algunas personas si bien se encuentran infectadas nunca desarrollan manifestaciones de enfermedad en el tiempo.

Varios factores son responsables de la reactivación del virus:

  1. Estrés
  2. Mal patrón alimenticio
  3. Infecciones agudas como la gripa
  4. Traumas severos o cirugías
  5. Consumo continuo de esteroides o medicamentos inmunosupresores
  6. Enfermedades hormonales severas
  7. Enfermedades o condiciones que debiliten el sistema inmunológico

En general la fortaleza del sistema inmunológico reduce el riesgo de recurrencias o brotes de estas enfermedades.

 

Enfermedades relacionadas con el virus Herpes

Aunque son varias las enfermedades descritas, a continuación presentamos las características de las mas frecuentes:

Herpes labial. Suele producirse generalmente por el herpes virus 1. Popularmente las personas lo describen como “fuegos”. El cuadro suele iniciar con fiebre para después manifestarse con la aparición de ampollas y costras. En algunos casos puede requerirse hasta 2 semanas para la desaparición de las costras.

Herpes genital. Se produce por la infección del virus herpes 2. Se caracteriza por el desarrollo de fiebre, inflamación de ganglios linfáticos en la ingle y la aparición de ampollas pequeñas y dolorosas en el área genital. En ocasiones la transmisión puede darse incluso sin la presencia de lesiones visibles.

Mononucleosis infecciosa. Conocida también como enfermedad del beso recordando su mecanismo principal de contagio. En una buena proporción de casos la infección es asintomática. Los síntomas si aparecen suelen ser la amigdalitis, inflamación de ganglios linfáticos en el cuello y fiebre. También es común la fatiga y menos frecuente el desarrollo de dolores musculares difusos.

Herpes zóster. Popularmente se le conoce como “culebrilla” y es resultado de la reactivación del virus varicela. Se caracteriza por dolor de tipo ardor y aparición de ampollas en una zona de la piel relacionada con el recorrido del nervio en la piel. Su principal síntoma es el dolor que en ciertos pacientes, especialmente aquellos que tienen mas de 50 años, pueden desencadenar la neuralgia postherpética, un tipo de dolor derivado del nervio. Conozca 5 aspectos clave sobre la intensidad del dolor.

 

Recomendaciones para su tratamiento

Tenga en cuenta estas recomendaciones:

  1. Si tiene lesiones activas en labios o en el área genital evite besar o tener relaciones sexuales, esto contribuye a disminuir el riesgo de la infección.
  2. No comparta utensilios de aseo personal o belleza.
  3. Si padece herpes genital, comente con su pareja esta infección con el fin de que pueda decidir libremente cómo actuar.
  4. Si existe brote en los labios, evite limpiar los lentes u otros objetos con saliva ya que podría facilitar la propagación del virus.
  5. Introduzca en su dieta alimentos ricos en zinc como los cereales integrales, frutos secos y ajonjolí los cuales contribuyen a fortalecer el sistema inmunológico.
  6. Utilice una estrategia para aliviar el estrés. Dentro de estas estrategias se encuentran escuchar música, meditar, realizar actividad física, practicar el yoga u orar. Con seguridad existen otros métodos y cada uno de ellos es personal.
  7. En caso de brotes frecuentes consulte con su médico sobre los mejores tratamientos posibles y la búsqueda de condiciones que generen esta susceptibilidad.
  8. Algunos teóricos sugieren reducir el consumo de chocolate, nueces y coco ya que podrían empeorar los brotes, sin embargo, no esta demostrado que esto funcione.

 

Referencias bibliográficas

  1. Balasubramaniam R, Kuperstein AS, Stoopler ET.  Update on oral herpes virus infections. Dent Clin North Am. 2014 Apr;58(2):265-80.
  2. Kawai K, Yawn BP. Risk Factors for Herpes Zoster: A Systematic Review and Meta-analysis. Mayo Clin Proc. 2017 Dec;92(12):1806-1821.
  3. Thellman NM, Triezenberg SJ. Herpes Simplex Virus Establishment, Maintenance, and Reactivation: In Vitro Modeling of Latency. Pathogens. 2017 Jun 23;6(3). pii: E28.
  4. Piret J, Boivin G. Antiviral resistance in herpes simplex virus and varicella-zoster virus infections: diagnosis and management. Curr Opin Infect Dis. 2016 Dec;29(6):654-662.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *