El dolor en las piernas es un problema común y representa un reto porque puede deberse a muchas causas. Incluso, no siempre la persona logra describir de forma adecuada las características del dolor y su ubicación, llegando en ocasiones a ser descrito como una sensación de pesadez en las piernas. En este artículo se describen las causas del dolor así como recomendaciones para el control de este tipo de dolor.

 

Causas del dolor en las piernas 

Las causas del dolor en las piernas son múltiples. Dentro de las más comunes se encuentran:

  • Desgarros musculares
  • Tendinitis
  • Artrosis de rodillas o caderas (conozca más sobre la artrosis y cómo tratarla)
  • Fisuras o fracturas óseas
  • Calambres
  • Várices
  • Un coágulo en las arterias o venas
  • Inflamación articular como ocurre en la artritis y la gota
  • Consumo de medicamentos como las estatinas.

Otras causas menos frecuentes suelen ser dolores neuropáticas como ocurre en la ciática y algunos tumores.

 

Recomendaciones para controlar el dolor en las piernas 

Los cuidados y recomendaciones varían de acuerdo a la causa presumible del dolor.

 

Calambres. Repose tanto como sea posible, aplique masaje suave sobre el músculo y aplique hielo sobre el sitio del dolor.

Lesión muscular o tendinitis. Aplique agua fría sobre el sitio del dolor, eleve las piernas al acostarse y haga un masaje suave en el sitio.

Várices. Utilice tanto como sea posible las medias de compresión para várices lo cual ayuda a mejorar la circulación sanguínea. Descanse al menos tres veces al día poniendo las piernas en alto. Realice masajes en las piernas utilizando aloe vera.

Enfermedades articulares como la artrosis. Disminuya la actividad continua y repetitiva sobre las piernas, es importante particularmente limitar el subir y bajar escaleras y todo aquel ejercicio que implique saltos o golpes sobre la articulación. Introduzca en la alimentación frutos secos sin aditivos y limite el consumo de azúcar y harina refinada.

 

Es importante tener siempre presente estas señales que obligan a la evaluación por parte del médico:

  1. Fiebre.
  2. Cambio de coloración de la piel tornándose negra o azul.
  3. La pierna está fría y pálida.
  4. Enrojecimiento e inflamación en el sitio del dolor.
  5. Aparece una úlcera en la pierna.

 

Si te gustó este artículo te invitamos a compartirlo y suscribirte en el link “Newsletter” para recibir más información y contenidos relacionados.

 

Referencias bibliográficas

  1. Hallegraeff J, de Greef M, Krijnen W, van der Schans C. Criteria in diagnosing nocturnal leg cramps: a systematic review. BMC Fam Pract. 2017 Feb 28;18(1):29.
  2. Vulfsons S, Bar N, Eisenberg E. Back Pain with Leg Pain. Curr Pain Headache Rep. 2017 Jul;21(7):32.
  3. Rajasekaran S, Finnoff JT. Exertional Leg Pain. Phys Med Rehabil Clin N Am. 2016 Feb;27(1):91-119.
  4. Lim CS, Davies AH. Pathogenesis of primary varicose veins. Br J Surg. 2009 Nov;96(11):1231-42.
  5. Pereira D, Ramos E, Branco J. Osteoarthritis. Acta Med Port. 2015; 28(1):99-106.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *