Las heridas son un padecimiento común en muchas personas. Pueden apreciarse en sujetos sanos previamente o en personas con condiciones que incrementan el riesgo de que las presenten. En personas sanas cualquier herida puede complicarse afectando de manera negativa su calidad de vida y funcionalidad; en personas enfermas (diabetes, hipertensión, insuficiencia venosa, problemas neurológicos) las heridas con frecuencia se vuelven crónicas modificando de forma negativa el curso natural de la enfermedad.

Es importante recordar los motivos  por los cuales la miel de abejas es útil en el manejo de una herida: efecto antibiótico, estimulación inmunológica, incremento del riego sanguíneo y aumento en la producción de factores de crecimiento para la reparación del tejido lesionado (encuentre más información sobre el manejo de heridas con miel de abejas aquí)

 

Procedimiento para el uso de la miel de abejas en una herida

Fuente: DanQuoLives. (2018). healing a wound with honey. [Foto]. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=YXkvpjoOZSk

A continuación se describen los pasos a seguir para utilizar de la forma más eficaz y segura posible la miel de abejas en casos de heridas:

  1. Valore la severidad de la lesión, si esta no ha sido determinada es necesario identificar, en primer lugar, este aspecto. Un médico es el encargado de efectuarlo.
  2. Lave la herida con agua esterilizada o solución salina. La aplicación del agua no debe ser con mucha presión ya que esta puede eliminar el tejido de reparación de la herida.
  3. Aplique miel de abejas en la herida, suficiente para cubrirla toda.
  4. Deje actuar al menos durante 1 hora, posteriormente puede limpiar con agua destilada o sencillamente conservar así. Poner una gasa sobre la herida facilita su cuidado.
  5. La aplicación de la miel de abejas debe realizarse al menos dos veces por día.

 

Señales de alarma y otras recomendaciones 

Tenga en cuenta, en todo caso y siempre, estas recomendaciones y señales que implican la necesidad de evaluación médica urgente:

  1. Sangrado persistente en la herida.
  2. Si tiene una herida sobre la cual no se conoce la profundidad en el abdomen, tórax, ojo o cuello.
  3. Aparición de fiebre mayor a 39 grados.
  4. La herida emite pus o comienza a oler mal.
  5. Dolor extremadamente urgente en la herida.

 

Si te gustó este artículo te invitamos a compartirlo y suscribirte en el link “Newsletter” para recibir más información y contenidos relacionados.

 

Referencias bibliográficas

  1. Jull AB et al. Cochrane Database Syst Rev 2015; 6 (3): CD005083.
  2. Martinotti S et al. Curr Med Chem 2018; En prensa.
  3. Norman G et al. Cochrane Database Syst Rev 2017; 7: CD011821.
  4. Aziz Z et al. Burns 2017; 43(1):  50-57.
  5. Zbuchea A et al. Ann Burns Fire Disasters 2014; 27 (1): 22-30.
  6. Alvarez-Suarez JM et al. Foods 2014; 3 (3): 420-432.

10 comentarios de “Procedimiento para tratar una herida con miel de abejas

  1. Alberto Gomez dice:

    Lo felicito por la descripcion del tratamiento de las heridas con miel con las 5 recomendaciones de una manera Practica Eficiente y Sencilla,.Saludis.

  2. Isa Koqui dice:

    El otro día cocinando, salpicó encima de los dedos del pie cebolla que se estaba friendo. No tenía nada en casa para quemaduras, y entonces me acordé de una amiga colmenera Argentina, Isabel , enseguida de poner agua fría, le puse miel en los dedos y sin quitarle la miel, la tapé con una gasa toda la noche. Al día siguiente no tenía nada.
    Lo hice bien, o me salté algún paso?
    Un saludo desde España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *