El veneno de abejas o apitoxina ha sido utilizado con diversos fines e indicaciones especialmente en condiciones inflamatorias crónicas, autoinmunes, enfermedades que cursan con dolor o el cáncer (1). Sin embargo un uso adicional suele olvidarse y esta precisamente en el campo de la medicina estética. Recientemente con la publicación de una entrevista a Gwyneth Paltrow en el New York Times (2) puso de manifiesto el uso del veneno de abejas en la medicina estética y antienvejecimiento. Incluso en países desarrollados y en vías de desarrollo existen ya varios productos de uso estético derivados del veneno de abejas (3). En este artículo revisaremos la evidencia disponible sobre el uso del veneno de abejas en el cuidado de la piel, estética y medicina antienvejecimiento mediante la evaluación de varias afirmaciones comunes a la luz de la mejor evidencia científica publicada y disponible hasta el momento. 

 

El veneno de abejas produce la regeneración celular y reparación de las células dañadas

Existe evidencia recolectada a través de modelos animales que han mostrado que el veneno de abejas favorece la regeneración celular y la reparación de células dañadas. En buena medida estos efectos se logran mediante la modulación de la activación de la vía de las caspasas (muerte celular programada) (4), modulación de la respuesta pro-inflamatoria y favorecer la migración y proliferación de los queratinocitos (5).

 

El veneno de abejas induce la producción de colágeno

El veneno de abejas induce la producción de colágeno tipo I en la piel. Este efecto se produce mediante la modificación genética y la modificación en la expresión del factor de crecimiento transformante beta y fibronectina (6). Es decir, no sólo induce la producción de colágeno sino que también modifica la forma en la cual se produce la regeneración tisular en la piel.

 

El veneno de abejas favorece la reducción de la velocidad del envejecimiento

Se ha reportado que los apicultores tienen una velocidad baja de disminución del tamaño de los telómeros (7), es normal que los apicultores tengan aplicación de veneno de abejas derivada de su oficio. Previamente se ha encontrado que el tamaño de los telómeros es un indicador del envejecimiento y se encuentran disminuidos en muchas enfermedades crónicas y degenerativas (8).

 

Efecto similar a la toxina botulínica

La toxina botulínica bloquea la liberación de acetilcolina en la unión neuromuscular y se emplea en estética para disminuir las líneas de expresión y arrugas (9). No se ha demostrado, sin embargo, que el veneno de abejas tenga un efecto similar a la toxina botulínica.

 

Mejora la circulación sanguínea para que la piel luzca rejuvenecida

No se ha evaluado con exactitud el efecto en términos de circulación de la piel y sus características, sin embargo existen mecanismos que hacen entender que a largo plazo el veneno de abejas podría mejorar la circulación sanguínea (10). Aunque es posible que este sea uno de los mecanismos de acción en el campo de la estética se requieren mas estudios dirigidos a determinar si esto ocurre así.

 

Actúa como barrera protectora ante radicales libres

El veneno de abejas reduce los efectos negativos del estrés oxidativo sobre diferentes tejidos y grupos celulares (11). Sobre la piel se ha demostrado también este efecto (12). Esta protección es de gran utilidad para reducir la velocidad del envejecimiento y sus efectos sobre la piel.

 

Incrementa la producción de elastina y modifica la conversión de la piel

El veneno de abejas modifica la tasa de producción de elastina y la tasa de modificación de los ingredientes del tejido elástico y matriz extracelular en la piel de forma positiva. En ese sentido en buena medida el efecto se logra mediante la inhibición de la expresión de la metaloproteinasa-9 (13). Al modificar estas proteínas el veneno de abejas favorece el mantenimiento de las características naturales de la piel.

 

Reduce las manchas y arrugas en la piel

No se han descrito efectos sobre las manchas en la piel luego de la aplicación del veneno de abejas. Sobre las arrugas se ha determinado que el veneno de abejas reduce el área total, tamaño y estética de las arrugas (14). Estos efectos son debidos a la modificación en la expresión de proteínas relacionadas con el envejecimiento y función de los queratinocitos y la matriz extracelular.

 

Problemas y horizontes

Seguramente muchos apiterapéutas podrán indicar que su experiencia y los tratamientos realizados en miles de pacientes pueden aportar a la construcción de la evidencia (y así es), sin embargo, dado que muchas de estas descripciones no se encuentran publicadas carecen de valor científico. En el futuro cercano la creación de proyectos de investigación en este campo permitirán re-explorar este tipo de conocimientos. Es importante también mencionar que en términos del cuidado estético el uso de otros productos como la miel de abejas, jalea real y propóleos, aportan también beneficios, este tema será abordado en otro artículo. Conozca los beneficios de la miel de abejas para la piel de la cara.

 

Si te gustó este artículo te invitamos a compartirlo y suscribirte en el link “Newsletter” para recibir más información y contenidos relacionados.

 

Referencias bibliográficas

  1. Jagua A. Sociedad Colombiana de Apiterapia, 2017.
  2. Shapiro B. The New York Times, 2016.
  3. Rodial. Skin care products, 2018.
  4. Badr G et al. J Cell Physiol 2016; 231: 2159-71.
  5. Han SM et al. Pharmacogn Mag 2013; 13 (35): 220-226.
  6. Han SM et al. J Plast Reconstr Aesthet Surg. 2011 Mar;64(3):e67-72.
  7. Nasir NF et al. Age (Dordr). 2015 Jun;37(3):9797.
  8.  De Meyer T et al. J Am Coll Cardiol. 2018 Aug 14;72(7):805-813.
  9. Small R. Am Fam Physician. 2014 Aug 1;90(3):168-75.
  10. Lee WR et al. Toxins (Basel). 2015 Nov 16;7(11):4758-72.
  11. Khalil WK et al. Neurochem Int. 2015 Jan;80:79-86.
  12. Han SM et al. J Cosmet Dermatol. 2017 Dec;16(4):e68-e75.
  13. Lee H et al. Toxicol Res. 2015 Mar; 31(1): 33–40.
  14. Han SM et al. Clin Interv Aging. 2015 Oct 1;10:1587-92.

2 comentarios de “Beneficios estéticos del veneno de abejas. Revisión de las evidencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *