La artrosis es la enfermedad crónica más frecuente en las articulaciones. En personas de más de 50 años la artrosis está presente en al menos la mitad de las personas y ésta cifra incrementa con cada año de vida. La artrosis se caracteriza por el desgaste progresivo del cartílago de las articulaciones lo cual conduce a deformidad y dolor. El dolor en la artrosis suele ser un síntoma inicial y empeora con el avance de la enfermedad dificultando movimientos y afectando negativamente la calidad de vida. En este artículo se aborda el tema del dolor en las articulaciones de las personas que padecen artrosis. Conozca cuáles son las causas de la artrosis.

 

¿Qué es la artrosis?

Las articulaciones son estructuras del cuerpo que permiten el movimiento. Son estructuras complejas que en su interior contienen cartílago que permite el soporte de la carga y evita el dolor que se produciría si los huesos de la articulación chocaran entre ellos. Como parte de la articulación se encuentran también los ligamentos, músculos, tendones y tejido fibroso que constituyen una unidad para lograr la función de movimiento y soporte. La artrosis ocurre cuando el cartílago comienza a desgastarse.

Las causas de la artrosis son múltiples y dentro de ellas se encuentran:

  • Edad avanzada
  • Traumas o golpes repetidos sobre la articulación
  • Inflamación crónica en la articulación
  • Obesidad
  • Enfermedades congénitas de la articulación como la displasia de las caderas

La conjunción de estos factores produce la aparición de la artrosis.

 

¿Por qué se produce el dolor de las articulaciones en la artrosis?

El dolor que ocurre en personas con artrosis suele ser complejo, en estados iniciales de la enfermedad es de baja intensidad, sin embargo, con su avance, este incrementa de intensidad. En los momentos en los cuales la artrosis está muy avanzada, el dolor interrumpe el sueño. Conozca 5 aspectos clave sobre la intensidad del dolor.

El dolor de las articulaciones en la artrosis se produce principalmente por los siguientes motivos:

  1. Inflamación en el cartílago
  2. Daño estructural del cartílago que impide su función de soporte y transmisión de la carga
  3. Fricción entre huesos

 

Recomendaciones para el manejo del dolor de las articulaciones en personas con artrosis

Existen diferentes recomendaciones para el manejo del dolor en personas con artrosis. Es importante siempre tener en cuenta que debe buscarse el consejo del médico tratante para integrar todos los manejos que se den en estos casos:

  1. Actividad física. Debe ser adecuadamente diseñada para evitar el sobre esfuerzo de las articulaciones pero lograr fortalecer los músculos que dan estabilidad a la articulación. La natación suele ser un excelente ejemplo de actividad física dado que las articulaciones no están sometidas a una gran carga de peso. Conozca la relación entre el dolor articular y la actividad física.
  2. Alimentación. Existen alimentos que contribuyen, en el contexto de un estilo de vida saludable, a un mejor estado de salud en personas con artrosis. Por ejemplo, incrementar el consumo de frutos secos sin aditivos, pescado de mar y frutas de color rojo reducen la inflamación articular. Aprenda 5 menús de desayuno saludable para la artrosis y el desgaste del cartílago articular.
  3. Harpagofito. Se ha encontrado que su consumo regular reduce la intensidad del dolor y la inflamación articular. Se trata de una opción natural adecuada para el manejo del dolor en la artrosis que no suele afectar negativamente otros órganos del cuerpo como los analgésicos convencionales. Conozca testimonios sobre los beneficios del harpagofito en el manejo de la artrosis.
  4. Otros fitoterapéuticos. Suelen utilizarse, por ejemplo, cremas a base de capsicum (componente del ají) disminuyendo la intensidad del dolor.
  5. Control emocional. La depresión y ansiedad incrementan la intensidad del dolor. En toda persona con artrosis es recomendable realizar estrategias dirigidas a generar un adecuado afrontamiento a los problemas de la vida y educar sobre la enfermedad.

Es importante tener en cuenta que siempre se requiere un abordaje integral para la enfermedad buscando controlar adecuadamente la velocidad con la cual progresa la enfermedad.

 

Si te gustó este artículo te invitamos a compartirlo y suscribirte en el link “Newsletter” para recibir más información y contenidos relacionados.

 

Referencias bibliográficas 

  1. Dragons D et al. Nutrient 2017; 9 (1): E70.
  2. Sander M et al. Altern Med Rev 2011; 16 (3): 228-238.
  3. Oltean H et al. Spine 2016; 41 (2): 116-133.
  4. Sellami M et al. J Int Soc Sports 2018; 15: 14.
  5. Chang A et al. StatPearls 2017.
  6. Akuri MC et al. Pharmacogn Rev 2017; 11 (21): 8-12.
  7. Andrade JM et al. Future Sci OA 2018; 4 (4): FSO283.
  8. Murphy NJ et al. Adv Ther 2016; 33 (11): 1921-1946.
  9. Aresti N et al. BMJ 2016; 354: i3405.
  10. Gala L et al. J Bone Joint Surg Am 2016; 98 (1): 63-73.
  11. Sharma L. Osteoarthritis Cartilage 2016; 24 (1): 36-48.
  12. Harris EC et al. Best Pract Res Clin Rheumatol 2015; 29 (3): 462-482.

2 comentarios de “¿Qué es la artrosis y cómo tratar el dolor en las articulaciones?

  1. Nohora Maria Diaz Enciso dice:

    Hola buenas tardes. Pregunto. Estoy en tratamiento de quimioterapia porque tengo cancer de mama, puedo tomar el flexamidol? Tengo problemas de artrosis. gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *