Las lesiones de ligamentos cruzados son frecuentes en los deportistas. Algunos deportes están más relacionados con su presentación, por ejemplo el fútbol y el baloncesto. Generalmente su presentación limita las posibilidades de practicar deporte de forma adecuada y por tanto genera inquietud en los jugadores en quienes la desarrollan. Hace unos años el jugador Radamel Falcao García sufrió una lesión del ligamento cruzado anterior pero su recuperación ha llamado la atención dado que ha retomado con facilidad la capacidad técnica por completo. En este artículo analizamos cómo lo logró. Conozca más sobre el dolor que se presenta en la actividad física.

 

¿Qué es el ligamento cruzado anterior?

La rodilla es una articulación compleja en la cual se encuentran diferentes estructuras. Dentro de ella se encuentran ligamentos que sirven para conectar y dar estabilidad a la unión de los huesos que componen esta articulación. El ligamento cruzado anterior y posterior juntos forman una X dentro de la articulación lo cual permite en su conjunto evitar movimientos exagerados en la rodilla. Conozca sobre las lesiones de los meniscos de las rodillas.

La función particular del ligamento cruzado anterior es evitar que la tibia (hueso de la parte inferior de la rodilla) se mueva hacia adelante generando inestabilidad y daños en las estructuras articulares.

 

Algunos aspectos sobre las lesiones del ligamento cruzado anterior

Existen varios movimientos que pueden conducir al desarrollo de las lesiones del ligamento cruzado anterior:

  • Golpe lateral sobre la rodilla
  • Extensión excesiva de la articulación
  • Giros o rotaciones sobre la articulación

Los síntomas habituales son un ruido al momento de generarse la lesión (como si algo se desgarrara), inflamación de la rodilla, dolor al apoyar la rodilla y, en casos de rupturas extensas con daño de otras estructuras articulares, además se presenta deformidad de la articulación.

Es importante el reconocimiento y tratamiento adecuado de la lesión del ligamento cruzado anterior porque impide la adecuada realización de la actividad física y produce un mayor daño de la articulación. Las lesiones pueden ocurrir como resultado de la ruptura parcial o total. La necesidad de cirugía se evalúa según el grado de actividad física de la persona, tiempo de la lesión y severidad de la misma.

 

¿Cómo superó Falcao su lesión de ligamento?

Falcao supero apropiadamente la lesión por dos motivos principales:

  1. Actitud positiva, combativa y fuerte.
  2. Tratamiento adecuado para su nivel de actividad y competencia.

Estos elementos muestran muy bien cómo debe realizarse un tratamiento para estas lesiones. La fortaleza mental es de gran importancia en este tipo de casos. Esto consiste no sólo en pensar que siempre es posible la recuperación sino lograr recuperar la confianza en las capacidad físicas y propias. De hecho Falcao ha mostrado una mayor madurez emocional y mental luego de su lesión. Logró aprovechar la adversidad para volverse más fuerte, adquirir mayor solidez y mucha más madurez para enfrentar los problemas. Esto hace de Falcao un líder dentro y fuera de la cancha: irradia muchas de las cualidades que debe tener cualquier persona.

En segundo lugar es importante reconocer la pertinencia del tratamiento que le realizaron. Esto se logró desde la planificación inicial del tratamiento, la realización de la cirugía y el seguimiento y rehabilitación posteriores. La planificación del mejor tratamiento posible en este caso se realizó contemplando todas las posibilidades de manejo (incluso tratamientos alternativos) y escoger el mejor tratamiento posible para este caso, que era la cirugía de reconstrucción. La cirugía se realizó por uno de los mejores cirujanos de rodilla del mundo el cual ha logrado desarrollar una técnica novedosa que logra recuperar la capacidad física en un tiempo relativamente corto. Así mismo esto fue posible gracias a su combinación con un plan de recuperación física dirigido a fortalecer las estructuras de la rodilla.

 

Si te gustó este artículo te invitamos a compartirlo y suscribirte en el link “Newsletter” para recibir más información y contenidos como este.

 

Referencias bibliográficas

  1. Falla MJ et al. Clin Sports Med 2015; 34 (2): 301-312.
  2. Mok YR et al. Knee Surg Sports Med 2018; 6 (6): 2325967.
  3. Gans I et al. Orthop J Sports Med 2018; 6 (6): 232596711877.
  4. Mahapatra P et al. J Exp Orthop 2018; 5 (1): 20.
  5. Marienswaran M et al. Appl Bionics Biomech 2018; 2018; 46578245.
  6. Norohna JC et al. Arthrosc Tech 2018; 7 (4): e373-e377.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *