El desarrollo de la fibromialgia es un proceso complejo que implica múltiples factores diferentes que sumados contribuyen a su aparición y evolución (aprenda que es la fibromialgia). Factores propios del estilo de vida (lea la importancia del estilo de vida en la fibromialgia) y socioculturales (Influencia de la personalidad, sociedad y cultura en la fibromialgia) son determinantes a la hora de entender la enfermedad y cómo impacta a los enfermos. Por supuesto la alimentación es un factor aparentemente relevante para el inicio y desarrollo de esta enfermedad, al fin y al cabo, somos lo que comemos. En este artículo se exponen los conocimientos actuales existentes en torno a la relación entre la alimentación y dieta en el inicio y desarrollo de la fibromialgia.

Alimentación e inicio de la fibromialgia

A pesar de la relevancia del tema sólo algunas investigaciones han intentado evaluar si algunos alimentos o estilo de alimentación esta directamente relacionado con el inicio de la fibromialgia. Se trata, por supuesto, de un campo difícil de entender y evaluar y es posible que la información exacta sólo se conozca dentro de muchos años, sin embargo, en la actualidad algo se conoce sobre este tema.

Vitamina D. La función mas conocida de la vitamina D es en el control de la densidad del hueso aunque recientemente también se ha documentado que posee funciones para reducir la velocidad de envejecimiento de las células. Las personas con fibromialgia muestran disminución en sus niveles de vitamina D, sin embargo no se conoce si esta alteración es la causa o el resultado de la enfermedad. No existe evidencia que muestre que el consumo de vitamina D conduzca a una mejoría de la enfermedad (1).

Sensibilidad al gluten. La sensibilidad al gluten y la enfermedad celiaca han mostrado estar relacionadas con una mayor frecuencia de fibromialgia. Se ha documentado que las personas con sensibilidad al gluten muestran una respuesta alterada en el tubo digestivo que conduce a la activación del sistema inmunológico. Varios genes relacionados con la respuesta inmune están relacionados con el desarrollo de la sensibilidad al gluten, un estado pro-inflamatorio persistente derivado de los alimentos consumidos y el desarrollo de la fibromialgia (2). Sin embargo aún faltan estudios que demuestren esta asociación. Al menos hasta ahora la sensibilidad al gluten es el aspecto dietario con mayor relación al desarrollo de la enfermedad.

Aditivos alimentarios. El glutamato monosódico y aspartame son dos aditivos alimentarios utilizados con frecuencia en la industria alimentaria. La evidencia científica que relaciona su consumo con el desarrollo de la fibromialgia es conflictiva aunque al menos parece existir una concordancia temporal entre el incremento de los aditivos alimentarios y el incremento de la frecuencia de la fibromialgia en el mundo (3). Sin embargo es difícil lograr establecer con exactitud la relación y en la actualidad se consideran estas sustancias únicamente en el campo especulativo.

¿Pueden los alimentos empeorar la enfermedad?

Existen alimentos que conducen a un incremento de los síntomas de la enfermedad entre ellos el dolor. El listado es amplio y muchos de ellos son utilizados frecuentemente como aditivos alimentarios.

Estos alimentos no se recomiendan porque pueden inducir procesos inflamatorios sobre los tejidos. El dolor suele incrementarse como consecuencia del consumo de estos alimentos.

Alimentos que mejoran el curso de la fibromialgia

Distintos alimentos y esquemas dietarios han mostrado mejorar los síntomas de personas con enfermedades reumáticas, entre ellas la fibromialgia (4). Las personas con fibromialgia muestran beneficios luego de un adecuado control del peso. Un plan de dieta dirigido al control del peso mejora la funcionalidad, reduce la intensidad del dolor y el deterioro de la calidad de vida.

Además ciertas recomendaciones en cuanto al consumo de alimentos y prácticas propias de la dieta son útiles, estas son presentadas a continuación:

  • Preferir el uso de endulcorantes naturales como la miel de abejas y evitar los edulcorantes artificiales entre ellos el azúcar refinada.
  • Consumir en la medida de la posible fuentes de proteína magra proveniente de pescados de mar. El polen apícola es una fuente natural de proteína y aminoácidos esenciales.
  • En la medida de lo posible prefiera alimentos sin gluten, algunas personas se benefician con la eliminación del gluten de la dieta.
  • Introduzca en la alimentación frutas de color rojo como las frambuesas, cerezas, arándanos y fresas. Ellas son ricas en antioxidantes. El propóleo es también una buena fuente de antioxidantes y puede introducirse dentro de la dieta como fuente de flavonoides que reducen los procesos de oxidación en los tejidos.
  • Utilice como aditivos y condimentos el jengibre y la cúrcuma. Estos alimentos ayudan a reducir la actividad de la enfermedad.
  • Las leches vegetales son una buena opción, la leche de almendras es probablemente la mejor.
  • Prefiera el uso del aceite de coco, oliva o ajonjolí. Estos aceites proveen beneficios sobre la salud, reducen la inflamación y reducen el riesgo de eventos cardiovasculares.

 

Referencias bibliográficas 

  1.  Karras S et al. Nutrients. 2016 Jun 4;8(6)

  2. Nisihara R et al. Rev Esp Enferm Dig. 2016 Feb;108(2):107-8.

  3. Geenen R et al. J Rheumatol. 2004 Apr;31(4):785-7

  4. Haugen M et al. Clin Rheumatol. 1991 Dec;10(4):401-7.

10 comentarios de “Alimentación e inicio, empeoramiento y mejoramiento de la fibromialgia

  1. Carmen Fernandez dice:

    interesante articulo, últimamente presento mucho dolor de espalda, acompañado de ardor y picazon, alivio al acostarme bien hacia atras y tomar Diclofenac potásico , pero aparece muy seguido nuevamente el dolor y la molestia, si pueden escribir sobre esto se lo agradezco de antemano…!

  2. Cecilia Orozco dice:

    Felicitaciones Dr. Jagua y a su equipo de trabajo sobre la investigación con el tratamiento para la fibromialgia. Bendiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *