La rodilla es una de las articulaciones más complejas y la más grande en el cuerpo humano. Se trata de una articulación muy importante dado que permite actividades básicas como caminar y correr soportando todo el peso del cuerpo. La artrosis de rodillas es el tipo de artrosis más común y se caracteriza por la pérdida progresiva del cartílago en la articulación. La artrosis de rodilla es el tipo más frecuente de artrosis en todo el mundo y afecta a entre el 7% y 15% de toda la población, probablemente afecta al 50% de las personas con artrosis. La edad de presentación más frecuente es en mayores de 50 años aunque ocasionalmente puede aparecer en edades más tempranas como resultado de un accidente o una enfermedad.

 

¿Por qué se produce la artrosis de rodillas?

 

La artrosis de rodillas tiene múltiples factores que contribuyen a su aparición. Entre ellos se encuentran:

 

  • Edad. Una mayor edad esta relacionada con un mayor envejecimiento de la articulación.
  • Ser mujer. Aunque no esta del todo claro, esto parece explicarse como consecuencia de variaciones hormonales y la debilidad natural en el músculo cuádriceps femoral en las mujeres.
  • Obesidad. La obesidad induce un estado inflamatorio en las articulaciones y genera sobrecarga mecánica en las rodillas.
  • Actividad deportiva. Algunos deportes incrementan la carga articular y pueden relacionarse con el desarrollo de este tipo de artrosis. Dentro de estos se encuentran el boxeo, ciclismo, fútbol y paracaidismo.
  • Lesiones previas. Las lesiones de meniscos y ligamentos en las rodillas conducen al desarrollo de la artrosis de rodillas.
  • Enfermedades inflamatorias. Enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y el lupus que producen inflamación articular con el tiempo hacen que aparezca la artrosis de rodillas producto de la destrucción del cartílago.
  • Enfermedades de la articulación. La condrocalcinosis (acumulación de calcio en el cartílago) y la gota (depósito de ácido úrico) también conducen al desarrollo de la artrosis de rodillas.
  • Enfermedades del sistema nervioso. El desarrollo de neuropatías que afectan la mecánica articular contribuye al desgaste de las rodillas.
  • Traumas o accidentes. Los accidentes severos que comprometen la estructura de la rodilla conducen a una artrosis prematura de la articulación.

 

¿Cómo saber si se padece artrosis de rodillas?

 

La artrosis de rodillas se manifiesta en primera medida con el dolor articular, en principio su intensidad es baja y suele aparecer luego de jornadas de actividad física largas y en estadios avanzados se presenta durante todo el día, incluso antes de comenzar las actividades de la vida cotidiana.

 

Estos elementos suelen conducir al incremento del dolor de la artrosis de rodillas:

 

  • Actividad física con golpes o saltos sobre la articulación.
  • Clima extremadamente frío.
  • Subir y bajar escaleras durante mucho tiempo en el día.
  • Golpes o caídas.
  • Depresión o ansiedad.
  • Sobresfuerzo de trabajo en la rodilla.
  • Empeoramiento del desgaste.

 

Otros síntomas habituales suelen ser la sensación de inestabilidad en la articulación (algunas personas lo describen como “debilidad en las rodillas“), el crujido en la rodilla y en casos avanzados ocurre la deformidad articular.

La confirmación del diagnóstico suele lograrse con la realización de una radiografía de rodillas la cual generalmente se hace de pie. En algunas ocasiones puede ser necesaria una resonancia magnética.

 

Recomendaciones y consejos para mejorar la artrosis de rodillas

 

El objetivo principal en personas con artrosis de rodillas es lograr mejorar su calidad de vida, reducir el dolor y disminuir la velocidad con que progresa la enfermedad. Estas recomendaciones son de utilidad en estos casos:

 

  1. Mantenga una actitud positiva. El ánimo triste o ansioso conducen a una mayor intensidad del dolor. Aunque existan días malos, algunos también son buenos.
  2. Realice actividad física. Evite actividades que impliquen saltos o golpes articulares, la actividad es benéfica en general para todo el cuerpo pero aquellas que fortalecen los músculos del muslo generan mayor estabilidad en las rodillas.
  3. Permita reposo entre las actividades. Cuando camine o deba estar de pie durante mucho tiempo, permita reposos de al menos 10 minutos cada 30 minutos.
  4. Si siente mucho dolor aplique calor y luego frío sobre la articulación.
  5. Comente a su médico los síntomas nuevos que sienta sobre la rodilla.
  6. Introduzca en su alimentación cotidiana frutos rojos y miel de abejas.
  7. Evite el consumo de azúcar refinada la cual incrementa los síntomas de la enfermedad.

 

Si te gustó este artículo te invitamos a suscribirte en el link “Newsletter” para recibir más información y contenidos como este.

 

Referencias bibliográficas

  1. Grazina R et al. Adv Exp Med Biol 2018; 1059: 111-135.
  2. Scott J et al. Int Orthop 2018. En prensa.
  3. Ebell MH. Am Fam Physician 2018; 97 (8): 523-526.
  4. Laires PA et al. BMC public Health 2018; 18 (1): 472.

14 comentarios de “Tengo artrosis de rodillas ¿Cómo me alivio?

  1. Héctor C. Claros Vargas dice:

    Señores muy buenas tardes. Tengo 61 años y sufro de artrosis en ambas rodillas. Tengo una orden para cirugía pero temo realizarmela ; les agradezco su ayuda y comentarios.

  2. nubia castro arango dice:

    ustedes estan ubicados en bogota, si yo quisiera hacerme un tratamiento de apiterapia en la ciudad de medellin como me lo haria, tienen ustedes alguna sede aca, gracias

  3. Edgar Leon dice:

    Hola buena noches, por favor, Me gustaría saber si entra como contraindicación arenilla en los riñones en un adulto mayor, masculino que requiere que se le aplique apiterapia por artrosis en las rodillas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *